viernes, 13 de septiembre de 2013

Me sumerjo en las aguas de mi destino, aquellas donde la duda me asalta, incapaz soy de dominarlas, me llevan a la deriva, como si de un barco se tratará, en medio de la tormenta, azotada por las aguas, me aferro fuerte a mi sino, esperando llegue la calma.

No hay comentarios:

Publicar un comentario